Puertas de entrada metálicas

Puertas de entrada metálicas

Las puertas de entrada metálicas están construidas con dos chapas de acero galvanizado en caliente, de 1 mm de espesor a dos caras, entre las cuales se inyecta espuma de poliuretano de alta densidad, dándole rigidez y ofrediendo un excepcional aislamiento termico y acústico. El cerco se fabrica en acero galvanizado de 1,5 mm de espesor.

Van equipadas con cerradura de seguridad de 1 punto ó 3 puntos, manilla interior, pomo exterior, cerco y bisagras fabricadas en aleación de aluminio lacado de gran seguridad, equipadas con regulación en altura y sistema exclusivo antipalanca. La puerta se suministra totalmente acabada, lista para colocar por el albañil o montador, con una garantia de 5 años.

El acabado puede ser lacado de alta calidad y resistencia, con recubrimiento vinílico con garantía especial para exteriores (color madera), ó en acero galvanizado.