Cortafuegos

Cortafuegos
Las puertas metálicas cortafuego se instalan para evitar la propagación de un incendio mediante un sistema de compartimentación y para permitir una rápida evacuación del edificio. La utilización de este tipo de puertas se hace cada vez más necesaria en garajes, hospitales, hoteles, fábricas, cines, salas de espectáculos, etc.… de acuerdo con la normativa NBE CPI/96 que garantiza la seguridad de los locales y personal que se encuentre en ellos.
Las puertas metálicas están fabricadas con dos chapas de acero galvanizado de 0,8 mm y paneles de lana de roca de 50 mm de espesor en su interior, el marco es un perfil galvanizado de 1,5 mm con 4 garras de fijación y 2 bisagras, una de ellas con muelle regulable, cerradura especial antifuego y manivela antienganche, con  alma de acero.
En estas puertas se ensaya que la temperatura de la hoja no pase de 140 grados centígrados de media, 180 grados centigrados en cualquier punto de la hoja y que el marco no pase de 360 grados, y por otro lado se comprueba la estanqueidad a gases inflamables. (norma UNE-EN 1634-1). Esta garantía queda avalada por los ensayos de homologación efectuados en España por L.I.C.O.F (Laboratorio de Investigación y Control de Fuego), consiguiendo unos niveles de resistencia al fuego de hasta 120 minutos.