Revestimientos o frisos

Revestimientos o frisos
Para hacer revestimientos en paramentos, se utilizan paneles, que pueden se en madera maciza, en tableros rechapados ó fenólicos (resinas).
Hay muchas maneras de colocar los revestimientos :
Horizontalmente, verticalmente, en diagonal o en espiga (en forma de ángulo). Cada una de ellas produce un efecto
particular.
La colocación horizontal, empleada con frecuencia en desvanes o buhardillas, hace que la habitación parezca más ancha y más baja.
La colocación vertical hará parecer la habitación más alta y más estrecha (excepto si el techo es también de paneles).
La colocación en diagonal o en espiga se adapta perfectamente a los interiores modernos.
Como norma general no se colocarán los revestimientos directamente sobre la pared (incluso si está es perfectamente lisa). Se colocarán sobre la pared unos listones de madera (rastreles), a los que se fijará después el revestimiento.
 
La unión entre los paneles que componen el revestimiento, se puede realizar de varias maneras:
- Con tablas machiembradas, en la  que uno de los paneles tiene una canal (hembra), y el otro tiene una espiga (macho).
- Con entrecalles, todos los paneles tienen una canal, y se coloca una lambeta entre las canales dejando una entrecalle.
- Sin entrecalles,  los paneles se pegan uno a otro, y normalmente de hace un avivador entre pieza y pieza.