Carasterísticas puertas blindadas

Carasterísticas puertas blindadas
  • Puerta: Cualquier modelo de puerta se puede fabricar como puerta de entrada blindada de 40 ó 45 mm de grueso, en la que se colocan 2 planchas de acero en su interior que evitan el empleo de palancas para forzar su apertura.
  • Cerradura: normalmente poseen un cilindro que impide su extracción a través de ganzúas o taladros, soportando un peso de hasta 500 kilogramos, aunque dependerá del modelo elegido y del tamaño de la puerta. Se aconseja instalar una cerradura con doble escudo de seguridad, pudiendo ser ésta de 3 ó 5 puntos de anclaje.
  • Llaves: suelen ser computadas, es decir, fabricadas a medida para una puerta concreta. Resulta muy difícil hacer copias de las llaves. Por ello, una vez instalada la puerta, se hace entrega de cinco llaves para que el dueño de la vivienda las reparta como desee. Es recomendable dejar un juego fuera del domicilio, bajo la responsabilidad de una persona de confianza. De lo contrario, ante el olvido o pérdida de la llave, se tardará una media de entre cuatro y cinco horas para abrirla. Y sólo se puede abrir si se rompen la cerradura y parte de la placa de acero.
  • Bisagras: dotadas de refuerzos que impiden la acción de sierras o palancas.
  • Mirilla: ó visor panorámico de 180 grados.
  • Tirador y manivela: Se coloca una manivela interior (a juego con el resto de manivelas de la vivienda) para poder abrir la puerta desde el interior, y un tirador exterior, que facilita el cierre de la puerta una vez fuera de la vivienda.